Los habitantes de estas hermandades se dividían en dos categorías: los hidalgos y los pecheros u hombres buenos o llanos

•Los hidalgos desempeñaban los cargos de la Hermandad y estaban obligados a servir al señor con sus personas y sus armas.

•Los pecheros, hombres buenos y llanos, pagaban tributos en trigo, cebada, llevando mulas y carretas... 

La mayor parte eran hidalgos. El lugar de reunión de la Hermandad de Ubarrúndia era San Miguel de Arzamendi; y de la Hermandad de Arrazua la iglesia de Arzubiaga.