Este bonito pueblo que su estética actual es debida al capricho morfológico de las aguas del embalse que lleva su mismo nombre, está situada a 559 metros de altitud.

Para acceder desde Vitoria-Gasteiz se puede tomar la carretera A-2003 que atraviesa el Ayuntamiento de Arrazua Ubarrundia, que pasando por los pueblos de Durana, Mendibil y Arroiabe llegarás a Ullivarri Gamboa. Está bañado por las aguas represadas del río Zadorra, principal río alavés, que nace en la sierra de Entzia y a través de un pasillo de lomas llega a Maturana, a partir de este punto el agua se embalsa produciendo unos remansos espectaculares, vigilados por los pequeños núcleos de población entre los que se encuentra Ullivarri Gamboa.

Geografía

Las cimas más altas de este pueblo las encontramos en el monte Izuskiza, con 800 metros, las cimas de Albertia con 868 metros y Jarindo con 896. Como corresponde a un enclave con relieve tiene una tupida cubierta forestal, el catálogo botánico de estos parajes son ricos y variados. Entre la vegetación riparia dominan las hayas y los robles ( muchos de ellos centenarios ) con presencia de coníferas autóctonas; junto a ellas prosperan arbustos como endrinos, saúco, cornejos, aligustres, acebos, espinos, helechos... Las pequeñas praderas que encuentras en estos montes se adornan estacionalmente, con hermosas flores campaniformes de una intensa coloración azul que en euskera se denominan "kuku-belar", y otras de color amarillo conocidas como la flor de San José que aquí es denominada como "Kampantxo". Cuando vamos descendiendo de altitud los montes que abrazan al pueblo de Ullivarri Gamboa tienen unas amplias extensiones de carrascales con pastos típicos de páramo con muchos brezales ( vegetación esta que era utilizada para hacer las escobas de brezo. En una casa del pueblo D. Jesús Ortiz de Elgea tenía su industria de escobas, que ejerció su profesión hasta su fallecimiento en 1996).

 

Cualquier época del año resulta adecuada para visitar este paraje. Os proponemos un itinerario desde la "cuadra del monte" subiendo hacia la cima de Albertia que discurre entre bosque de hoja caducifolia con algunas pinceladas de hoja perenne, realizan su coloridos con la llegada del otoño, en cuya primera fase el paisaje adquiere caracteres aún más espectaculares si es posible que en primavera. Además de contemplar un ambiente forestal espléndido con su correspondiente catálogo faunístico, propio de las zonas que han permanecido relativamente aisladas de la zona de contaminación, al alcanzar la cota máxima de la ruta propuesta podrás disfrutar espectaculares vistas desde los oteadores de las praderas de altitud que se asoman a las tierras de Legutiano por la umbría y al valle de Ganboa por la solana de la montaña. Se trata de unos rincones aislados y recónditos, alejados del trasiego que se registran en otros itinerarios de mayor nombradía para pasear en este pueblo, donde el caminante puede disfrutar de un contacto directo con la naturaleza gozando de una agradable sensación de aislamiento.

Enlazando Ullivarri Ganboa con Landa encontrarás un paseo perimetral bordeando las orillas del pantano que discurre entre pastizales y pequeños bosques. Este paseo tiene la ventaja para los mayores de encontrarse siempre en la misma cota. Este itinerario se integra perfectamente en la morfología del pantano salvando las entradas de agua y los regatos con pasarelas de madera. Desde él, te asomas a todas las orillas del pantano donde encontraras un elenco de flora y fauna muy variado.

Datos históricos

Las primeras fuentes escritas sobre Ullivarri Ganboa las hallamos en el año 952 donde el noble Don Diego Bielas habia entregado al monasterio de San Millán, donde disponia su enterramiento, numerosas propiedades en Alava. Entre ellas, ocho casas pobladas en Lekete, junto a Ullivarri Ganboa y tres en la misma Ullivarri; en Ubarrundia dos casas, y el resto casi hasta cuarenta en el ámbito de Ganboa.

En el siglo XII aparecen juntos Ullíbarri y Lehete en 1156, en la documentación del Obispo don Rodrigo de Cascante, los dos con iglesias y feligresías propias.

Ullivarri Ganboa pertenecia a la Hermandad de Ubarrundia, esta figuraba como una de las hermandades de Álava que formaban el gran señorío de los Mendozas, que más tarde ostentaría el título y ducado del "Infantado".

Ullivarri y Landa se encuentran geográficamente en el Valle de Ganboa pero administrativamente no perteneció a la Hermandad de Ganboa sino a la de Ubarrundia que pertenecía al señorio de Mendoza. Se encontraban en un nudo de caminos vitales en las comunicaciones con las costas de Vizcaya y Guipúzcoa desde Navarra y Castilla, fue el paso principal a la frontera con Francia por su histórico "Camino Real" en su tramo de Vitoria a Léniz. Que pertenezcan a la hermandad de Ubarrundia responde al interés de los Mendozas por llegar al límite con Guipúzcoa, era uno de los brazos de poder de los Mendozas que desde sus hermandades dominaban los principales pasos y caminos desde la Álava nuclear hacia las comarcas periféricas del territorio, abiertas al mar, a la Rioja y a Castilla.

En el siglo XIII y hasta el primer tercio del XIV, entran en la historia los principales linajes de la Llanada, participando en la reconquista; entre ellos los Mendozas, los Colodros y los Guevaras. De estos tenemos constancia que en 1224 Don Juan Vélez de Guevara combatía en Andujar y sus hijos Don Ladrón y Don Iñigo lo hacían con los ejércitos de cruzados de Teobaldo II. De esta dinastía desciende Sancho Pérez que recibió de su padre Pero Ladrón la herencia de Ullivarri Ganboa, con el escudo de armas configurado por tres panelas de azur sobre campo dorado.

La importancia de Ullivarri en la Baja Edad Media y en la Época Moderna fue su arteria vial, estaba en un lugar estratégico del "Camino Real" que desde Castilla atravesando Vitoria, llegaba a Ullivarri, y de aquí por Léniz continuaba hacia la frontera francesa. El puente de Ullib arri sobre el Zadorra fue un paso importante en esta ruta. Este camino aún cobró mayor importancia a partir de 1765, se construyó el "Camino Real de Postas" que, atravesando Alava desde Rivabellosa a Arlabán, conducía a la frontera francesa pasando por el puente de Armiñón, La Puebla, Vitoria, Ullíbarri Ganboa y Salinas de Léniz. Ullivarri Ganboa figuraba en las guías de caminos más notables del momento.

Además, tenia otras arterias viales importantes en las comunicaciones de Alava con Guipúzcoa y Vizcaya en su paso hacia la Llanada y, por ella, a la Rioja y Castilla.

Como lugar de paso que era, algunos vecinos se dedicaban a negocios como mulateros y arrierías; además contaba con un mesón, un hospital para pobres, que acogía a quienes pasaban por los caminos del lugar. También hay constancia de un notable molino desde el siglo XVII; pero, esta "casa rueda" ya solo queda en el recuerdo, ya que está anegado bajo las aguas del pantano.